17
octubre

Un mes por China: empezamos por Hong Kong

Tenía ganas de contaros lo que me gustó Hong Kong y lo bien que lo pasamos estos 4 días mi amiga Fina y yo.

Este verano decidimos irnos al continente asiático y empezamos nuestro periplo por China visitando Hong Kong, después de una divertida parada en Qatar. Compramos un billete de ida y vuelta, yendo por Hong Kong y volviendo por Pekín, sin saber qué íbamos a visitar ni dónde queríamos ir, solo sabíamos que teníamos un mes por delante y que la ruta ya iría saliendo. Así que voy a dedicar unas cuentas entradas a contaros nuestra aventura asiática.

Nuestros días en Hong Kong estuvieron marcados por CouchSurfing. Gracias a esta web, tuvimos varios contactos que nos permitieron descubrir nuevos rincones de la ciudad: Ted, al que conocí en San Francisco el año pasado y tuvo el detalle de llevarnos a cenar y luego fuimos juntos al Evento Semanal de CouchSurfing de Hong Kong en Kowloon; y Tom, al que conocimos en Sevilla unos meses antes y nos recibió con mucho cariño en su ciudad y nos llevó a tomar un auténtico desayuno local y a probar el “Chinese dessert” (sopa caliente de sésamo negro, especie de natillas de anacardo y otras de judías rojas, rarísimo todo pero buenísimo).

Consejos para moverse por Hong Kong

Cuando se dice “he ido a Hong Kong” uno se suele referir a 3 áreas: la isla de Hong Kong, la zona de Kowloon y la de New Territories. Casi todo el mundo visita las dos primeras, conectadas por metro o ferry (recomiendo usar ambos). Nosotras no pudimos visitar la tercera, pero nos dijeron que merecía la pena.

Lo primero que hay que hacer es comprar la Octopus Card que te permite usar todo el transporte público de la ciudad, y merece la pena usar todos y cada uno de los medios al alcance del turista: el bus, el metro, el Star Ferry y sobre todo, los tranvías, ¡qué preciosidad el recorrido en tranvía por el centro de la ciudad! ¡No os lo perdáis! Lo que no incluye la Octopus es el funicular que sube al Victoria Peak desde el que hay unas vistas impresionantes de la ciudad (ida y vuelta aproximadamente 8 euros).

Qué ver o hacer en Hong Kong

Visitar el Victoria Peak, por las vistas que hay de la ciudad. Eso sí, no recomiendo pagar el plus por subir a la parte más alta del Peak, ya que desde la terraza de los establecimientos del centro comercial que hay a la salida del funicular, las vistas son las mismas.

Montar en tranvía y recorrer las calles centrales de la isla de Hong Kong; es una forma muy relajada e interesante de descubrir la ciudad.

Ir a algún parque por la mañana y ver a los locales practicar taichí, por ejemplo, el Hong Kong Park o el Kowloon Park. Dicen que incluso te puedes unir a ellos.

Visitar algún templo, como el de Man Mo y sus enormes espirales de incienso que cuelgan del techo; se puede ir paseando o en tranvía.

La noche en Hong Kong

Si de día es una ciudad bonita, de noche es fascinante. Empezando por una visita al mercado nocturno de Temple y sus alrededores; cuando cae la noche los luminosos de la ciudad empiezan a funcionar y la imagen es impactante.

A continuación yo iría al espectáculo de luces de los rascacielos que hay en la isla, viéndolo desde la parte de Kowloon.

Después cogería el Star Ferry hasta la isla y me dirigiría a la calle Lan Kwai Fong y al Soho para tomar algo (hay muchísimo ambiente, pubs, grupos musicales por la calle, etc.). Allí conocimos a Jeff, músico estadounidense trabajando en Hong Kong que curiosamente, nos escribió en un papel sus sitios preferidos de China y finalmente fue la ruta que decidimos hacer durante este mes.

Y si hay más noches, no dejéis de ir a alguno de los glamurosos pubs y restaurantes en los rascacielos, por lo bonito de los sitios y por las vistas de la ciudad. Algunos son el Pub Aqua (planta 27 de Pekin Road) y el Pub Sevva (planta 25), donde conocimos al estadounidense Alejandro y a su primo, con tremendas pintas que llevábamos (especialmente yo en leguins, chanclas y camiseta) y aprendimos una lección de por vida: a cualquier viaje que vayas, por mochiler@ que seas, hay que llevar un modelo “noche” por lo que pueda pasar. Al día siguiente fuimos directas a comprarnos un vestidillo mono y perfectamente enrollable para ser guardado sin ocupar espacio. ¡Ese va conmigo al fin del mundo!

Hasta aquí estos 4 días en Hong Kong, ciudad a la que no me importaría volver en un futuro y si tenéis la oportunidad de visitar, deberíais intentarlo.

Antes de decir adiós, la sugerencia de la semana: además del X Festival de Cine Africano de Córdoba que dura hasta el sábado 19 y os recomendé en la entrada de la semana pasada, el que quiera ir un poco más lejos, puede visitar la Feria del Jamón de Aracena (Huelva) que tendrá lugar del 18 al 27 de octubre, con exposiciones, concursos, ruta de tapas, conciertos de flamenco y copla, etc.

¡Que os aproveche! ¡Hasta la semana que viene!

¡Ah! Y que paséis una feliz Noche en Blanco en Granada este sábado 19.

Comentarios en este artículo

  1. […] ‘El viaje de Lu’,Lourdes Olmos nos traslada a China y nos cuenta su aventura asiática. Comienza con Hong Kong, nos habla del CouchSurfing y, como siempre, nos da algunos consejos para […]

    Granada despierta preparando el desalojo de los ocupas del Barrichuelo | Granada despierta
  2. […] dije en la entrada anterior de Hong Kong, mi amiga Fina y yo teníamos que ir subiendo hasta Pekín, desde donde volaríamos de vuelta a […]

    Segunda etapa atravesando China | El viaje de Lu

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *