16
Diciembre

Si no has ido a Edimburgo te arrepentirás


Llevaba mucho tiempo queriendo escribir sobre esta maravillosa ciudad y qué mejor fecha que ahora que llegan las fiestas de Navidad, porque es un escenario perfecto para vivirlas y recibir el 2016 con su tradicional celebración, la Hogmanay, el Año Nuevo escocés. En el post de hoy, os hablaré de Edimburgo, la capital de Escocia.

Tienda de artículos de Navidad

Tienda de artículos de Navidad.

Lo primero que hay que saber es cómo se pronuncia el nombre de la ciudad, que a priori parece normal, pero el sonido si no te lo dicen no se te ocurre, édimbra, algo así suena, así que ya lo lleváis aprendido para cuando os lo pregunten. Otro must-to-know de Edimburgo es que es la ciudad en la que nació el escritor Stevenson, autor de dos de mis novelas preferidas, ‘La isla del Tesoro’ y ‘El extraño caso del Doctor Jekyll y Mr. Hyde’. De hecho, se puede visitar en el número 17 de Heriot Row la casa donde vivió algunos años el escritor.

Edimburgo me fascina. Tuve la oportunidad de pasar dos semanas allí hace algunos años, trabajando como monitora, donde nos alojaron en una residencia escolar que parecía el Colegio Hogwarts de Harry Potter.

Alrededores de la residencia.

Alrededores de la residencia.

Y es que fue precisamente en una cafetería de Edimburgo donde nació esta novela, más adelante os lo cuento. A esa primera estancia en Escocia le siguió una segunda, una tercera… Así que ya era hora de compartirla en el blog.

Qué hacer en Edimburgo

Para descubrir los rincones más conocidos de Edimburgo, hay que recorrer la Royal Mile, Holyrood Road, Princes Street y Victoria Street, para las que hay que atravesar North y South Bridge. Moviéndose por estas calles y puentes y dejándose perder por los alrededores, se encuentran museos, tiendas, pubs, restaurantes, etc. A continuación os indicaré algunas de las actividades que hice tanto dentro como fuera de la ciudad y que en una escapada de unos cinco días se pueden realizar sin problemas. Aunque si disponéis de más tiempo, mejor que mejor, Escocia es un país increíble.

ruinas, catedral de St Andrews, Escocia, Reino Unido

Catedral de St Andrews

Os decía al comenzar este post que la Navidad es una buena época porque en Edimburgo la fiesta de la Nochevieja tiene nombre propio, el Hogmanay, el Fin de Año escocés, con una duración de cuatro días, en los que se ofrecen actividades al aire libre, se organiza un precioso desfile de antorchas que recorre las principales avenidas de la ciudad, se hacen hogueras en plena calle, conciertos y mucho más.

Hogmanay, Edimburgo, Escocia, Reino Unido

Edimburgo y su Hogmanay

En la Royal Mile está otro de los sitios curiosos de la ciudad, The Hub, lo encontrarás fácilmente porque es un edificio negro muy alto, que parece una iglesia pero se trata de un café con su historia, en el que se organizan espectáculos y las entradas se pueden comprar allí mismo. Consultad su web antes de ir para ver los eventos. Popularmente le llaman, the Black Building (el edificio negro).

The Hub (Black Building)

The Hub (Black Building)

Una actividad que sí o sí hay que hacer en Edimburgo es reservar una visita guiada y conocer la historia tan interesante de su pasado, sus calles, sus personajes… Hay cientos de tours, los Ghosts tours de día y de noche, las visitas normales, los Free tours con el sistema de propinas y pay after show.
Sobre una colina que domina la ciudad, se encuentra el Castillo de Edimburgo, con unas vistas ideales a la ciudad. Me encantó el museo militar que hay en el interior del castillo y su exposición, no por la cuestión bélica sino por la histórica.

Castillo de Edimburgo, Edimburgo, Escocia, Reino Unido

Castillo de Edimburgo

También en la Royal Mile se encuentra la catedral de Saint Giles y el Parlamento, que son gratis y justo al final el palacio de Holyrood, residencia de los reyes de Escocia, muy bonito, también las ruinas de la abadía que tiene anexa. Atención que a veces está cerrado por actos oficiales, consultadlo antes de ir.

catedral Saint Giles, Edimburgo, Escocia, Reino Unido

Catedral de Saint Giles

Por esta zona, si viajáis en familia, se encuentra el Our Dynamic Earth, un museo de ciencias naturales. Si fuera por museos… la ciudad está llena de éstos, el Museo de los escritores, el Museo de Escocia, el Museo del tartán, el Museo del whisky… No se puede ir a Escocia sin haber hecho una visita o una cata de whisky, aprender un poco de esta bebida y probarla.

Museo del whisky, whisky, Edimburgo, Escocia, Reino Unido

Museo del whisky

Otros sitios que merecen una visita son Dean Ville y Port of Leith. Os cuento un poco de ellos.
Dean Ville, es un pequeño, escondido y acogedor barrio de la ciudad en el que hay que dar un paseo junto al río Water of Leith, ¡qué paz! ¡qué lugar! Id y no os arrepentireis.

Dean Ville, Edimburgo, Escocia, Reino Unido

Dean Ville

Port of Leith, para visitar el barco Brittania, la residencia real flotante de la Reina, donde se pueden ver las cubiertas, la sala de máquinas, etc., o tomar un té en la cafetería junto con un shortbread, dulce típico escocés, es una galleta de mantequilla exquisita.

Dónde comer en Edimburgo

No os podéis perder The Standing Order, en George Street, un antiguo banco hoy transformado en restaurante, o mejor dicho, pub, ya que en Reino Unido los pubs son los lugares en los que se puede probar la comida del país, en nuestro caso, haggis (plato escocés más famoso), fish & chips, hamburguesas, etc. Que no os asuste el haggis, suena peor de lo que sabe, si comemos morcilla en España podemos intentarlo con el haggis, en serio. Y si pedís fish and chips, probad las chips con un chorreoncito de vinagre que lo sirven en las mesas y así lo hacen ellos, ya veréis qué puntito le da. Todo esto no es cosecha propia, sino aprendido de ellos directamente, yo soy muy española, estas costumbres no se me ocurrirían a mí, haggis con patatas fritas y vinagre.

The-Standing-Order

The Standing Order

Para tomar algo, se puede ir a The Banshee Labyrinth, decorado con objetos de terror y tortura y algunos días música en directo, un sitio curioso, o a Finnegan’s Wake, el típico pub irlandés con música en directo y retransmisión de deportes, un ambiente estupendo.

Monumento a Walter Scott, Edimburgo, Escocia, Reino Unido

Monumento a Walter Scott

Otro lugar para tomar una pinta o una cider con hielo, como se toma allí (sidra de manzana, riquísima la de la marca Magners, también la hacen de pera), es Deacon Brodie´s Tavern, en la Royal Mile, todo un clásico. Se decía de este personaje, el diácono Brodie, que era una buena persona durante el día y por la noche se transformaba en todo lo contrario, llevando una doble vida, por esta razón, se cuenta que en este personaje se inspiró Stevenson para su novela Doctor Jekyll. Nos contó nuestra guía que por lo visto, todos los pubs en Escocia tienen su nombre por alguna historia, por eso recomiendan preguntar en cada pub el motivo de su nombre. ¿Qué divertido verdad? ¿Veis como hay que reservar una visita guiada? Por mucho que os contemos en los blogs y en las guías, in situ podéis aprender mucho más, y vivirlo.

Y seguimos con la ruta literaria por los pubs y cafés de Edimburgo y ahora llegamos al café The Elephant House, el que dije más arriba que fue el lugar de inspiración de la escritora J. K. Rowling, donde nació la novela Harry Potter. Importante saber que el cementerio de Edimburgo es famoso por el perro que hay allí enterrado y porque en las tumbas se inspiró la escritora de Harry Potter para elegir los nombres de los personajes. Así que ya tenemos otra razón más para decir que Edimburgo es el destino ideal para hacer una ruta literaria, porque no solo Stevenson y Rowling son protagonistas, también está Arthur Conan Doyle (Sherlock Holmes), o Walter Scott (Ivanhoe), que tiene su propio monumento.

Excursiones desde Edimburgo

En mi segundo viaje a Edimburgo, hicimos un crucero por el fiordo de Forth (Firth of Forth) para llegar hasta la isla de Inchcolm, surcada por senderos que llevan hasta una abadía medieval en ruinas pero que hoy se sigue utilizando para algunas ceremonias y, nosotros tuvimos la suerte de que el día que fuimos a la isla se celebró una boda, al más auténtico estilo escocés, por lo que los invitados llegaron en un barquito como nosotros y los hombres vestían el traje típico, su kilt, lo que nosotros erróneamente llamamos falda escocesa, junto con su sporran (bolso/monedero) y chaqueta Argyll, y las gaitas acompañando el desfile. Fue espectacular encontrarnos en esa pequeña islita tan bonita y de repente una boda escocesa. Para visitar esta isla hay que coger un barco en Queensferry, antes de hacerlo, consultad si hay disponibilidad, porque no suelen operar todo el año.

Puente de Forth, Escocia, Reino Unido

Puente de Forth

Si os decidís por esta excursión, no podéis dejar de tomar algo en el pub que hay junto a la estación de ferry, Hawes Inn, un lugar con mucha historia, se dice que Stevenson, escribió parte de su obra Kidnapped en una de las habitaciones de este establecimiento. Si tenéis suerte, durante el crucero podréis ver puffins, lo que conocemos como frailecillos (yo no la tuve).

Otra excursión desde Edimburgo puede ser a la región de Stirling. El Castillo de Stirling y su recreación de las cocinas me dejó con la boca abierta, menudo castillo y qué bien diseñada la exposición de su interior y su museo militar.

Desde allí se puede ir al Puente de Stirling y al Monumento a William Wallace, tan importantes en la historia de Escocia, por ser símbolos de la victoria de Escocia frente a Inglaterra en su Guerra de la Independencia.

En vuestra excursión a Stirling, podéis incluir la visita a un lago. Aunque el más conocido de Escocia es el lago Ness, no es el único. Nosotros fuimos a Loch Lomond, en el sur de las Highlands. Loch es la palabra en gaélico que ellos utilizan para referirse a lago, otra cosa que lleváis aprendida.

Loch Lomond, Escocia, Reino Unido

Loch Lomond

En el condado de Fife, hay dos bellezones que visitar, St Andrews y Falkland. La primera localidad, famosa por las ruinas de su catedral y de su castillo, por su Universidad, una de las más prestigiosas y antiguas en Escocia y por ser considerada cuna del golf, al localizarse aquí el club y el campo de golf más antiguos del mundo.

En el caso Falkland, se trata de una pequeña localidad entre colinas, premiada en alguna ocasión como pueblo mejor conservado. Doy fe de ello.

Falkland, Escocia, Reino Unido

Rincones de Falkland

Si viajáis con niños, tenéis que intentar que participen en los juegos de las Highlands, como el lanzamiento de botas Wellington, el lanzamiento de troncos o participar en alguna actividad de baile escocés, tanto juegos como baile son divertidísimos. Además de ser una zona preciosa, las Tierras Altas de Escocia, son famosas por la producción del Whisky escocés y por su vaca peluda.

Vaca de las Highlands, Escocia, Reino Unido

Vaca de las Highlands

Y si no podéis planificar un viaje para esta Navidad, podemos ir preparando una escapada para el famoso Festival Internacional de Edimburgo en el mes de agosto. Yo aún no he tenido la oportunidad de ir pero los chicos de Más Edimburgo en su blog os dan mil y un detalles y consejos. Escocia tiene que ser un pendiente en la lista de cualquier viajero, es un lugar maravilloso, por sus paisajes, su gente, su historia… Es un lugar para ir y repetir. ¿O un lugar para vivir?

Archivado en: ,
Lu
Avatar de Lu

Profesora de Turismo, autora de Estructura del Mercado Turístico (Editorial Paraninfo), socia de Andalucía Travel Bloggers, aficionada a los idiomas, a la gastronomía y a la navegación y ante todo, viajera.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *