14
Noviembre

Potes, su Fiesta del Orujo y sus alrededores

El pasado fin de semana me subí a Potes a la Fiesta del Orujo y creo, que si es posible, se convertirá en cita obligada en mi calendario de aquí en adelante, como el South Pop Festival de Isla Cristina en septiembre. Son ese tipo de eventos en los que el ambiente es excelente, el entorno en el que se celebran inmejorable y divertidos como ellos solos.

Subí a visitar por cuarta vez a mis amigos que conocí en África y os conté en la entrada de Vuelvo a Granada, así que tengo muchas cosas que compartir de Potes y Cantabria con vosotros. Empezaremos por esta localidad y sus alrededores y dejaremos el resto de Cantabria para otra entrada… Cantabria Infinita.

La Fiesta del Orujo en Potes

Potes, Fiesta del Orujo, alquitara, El Traviesu, Liébana

Con Vicente y su alquitara, de orujos El Traviesu

Imaginaos un pueblito lebaniego, rodeado de montañas y de los Picos de Europa, donde ver cántabros vestidos con los trajes regionales, donde el sonido de las gaitas en calles y bares acompaña los tres días de fiesta y donde la gente come, bebe y se relaciona con todo el mundo. Básicamente en esto consiste la fiesta, además de las actividades del programa (actuaciones, degustaciones de orujo y de borono con repinalda (morcilla con manzana), cata de orujo comentada, concurso del mejor orujo del año, etc.).

Todo el mundo te dice que es peligroso ir de rondas de orujo, que tengas cuidado que es muy traicionero… así que yo me limité a probar unos cuantos en el stand de Vicente de Orujos El Traviesu, tío de uno de mis amigos (Chuchín) y ¡cómo estaban los orujos madre! El blanco, el de hierbas, la crema… Si vais por Potes no dudéis en ir a la destilería El Traviesu a probarlos. Y respecto a la música, además de los conciertos en la carpa, en los bares ibas encontrando banducas como la Banduca Traslarroza  de Cabezón de la Sal (y Silvia, su “pedazo” de panderetera) o los Campurrianos de Reinosa… si no cantamos cien veces ‘La fuente de Cacho’

Dónde comer y salir en Potes

Allí la gente suele ir de bar en bar, y a eso le llaman, ‘salir a tomar el blanco’, aunque después bebas cerveza o lo que sea… Me gusta descubrir la forma en que en cada sitio le llamamos a las cosas. Pues para tomar el blanco, si vais a Potes, mis sitios preferidos son Casa Cayo (acogedor, Manel y su familia encantadores, buena comida), Los Camachos (para disfrutar del ambiente de la placita en la que se encuentra, se come bien y son amabilísimos), El Trenti (por sus vistas, sobre el río, un día soleado allí es como estar en el paraíso), La Sidrería (ubicada en una calle estrechita de casas de piedra, zumos y batidos excelentes) y otros como La Cántabra, Los Gallegos o La Cruz (para sentarse a comer bien).

Qué comer y beber en Potes

Cocido lebaniego y montañés, fabes, carrillera, borono, cecina, ternera…y quesos, muchos quesucos sabrosísimos, lo que más me gusta en este mundo… Y en las bebidas, aparte de orujo, hay un vino dulce, llamado Tostadillo que está delicioso. Y de postre, cualquiera hecho con leche (arroz con leche, cuajada…), acompañado de un té del puerto (infusión de hierbas con un chorrito de orujo, buenísimo y muy suave, pedidlo por favor). Y por último se pueden comprar sobaos (los del Macho son de los más jugosos), quesadas pasiegas, corbatas de Unquera

Qué hacer en Potes y sus alrededores

Solo pasear por sus calles de piedra, ver su arquitectura tradicional, y tomar unos blancos ya es una visita en sí, pero se puede ir además la Torre del Infantado y la Iglesia (tiene narices que no he entrado todavía), el Museo de la Brujería, pasear por la ribera del río, visitar destilerías de orujo y queserías… Y escaparse a sus alrededores.

Empezaremos por Los Picos de Europa, se puede visitar el Centro de Interpretación de los Picos de Europa SOTAMA (y su guía, Loreto, muy maja) y después ir a hacer senderismo a Los Picos, subir en el teleférico de Fuente Dé es una visita obligada; allí hay un hotelito de temporada en Áliva, con mucho encanto y unas vistas maravillosas y un camarero muy majo, Gelo de Turieno. También está el Parador de Fuente Dé.

Potes, Picos de Europa, Fuente Dé

Picos de Europa

Tema monasterios e iglesias, yo no dejaría de ir a Lebeña, aldeíta de 90 personas con una iglesia mozárabe, la de Santa María de Lebeña, donde su peculiar guía os cuenta la historia y anécdotas. Y por supuesto el Monasterio de Santo Toribio de Liébana (y si hay concierto mejor que mejor, nosotros vimos a un coro alemán y nos encantó).

Y otras escapadas pueden ser al mirador de Piedrasluengas, al pueblito de Dos Amantes y su restaurante El Abejo (donde dos hermanos granadinos, Fernando y Rafael te ponen de comer en lo que era una antigua escuela, un poco de todo super bien cocinado con unas vistas a las montañas inigualables, y ojo reservad si vais que hay pocas mesas). Y ya de vuelta a Potes, parad en el Camping La Isla, en Turieno, al ladito del río, con rincones preciosos para tomar algo en plena naturaleza.

El habla en Potes y Cantabria

Otra cosa que me encanta es escuchar cómo habla la gente según la zona. A ellos les hace gracia cómo hablo yo, pero a mí me parece muy curioso en Potes el leísmo (yo lo había estudiado en clase de Lengua española pero no lo había visto en vivo y en directo). Por ejemplo, si ellos quieren decir, “No he comprado el orujo”, dicen “No le he comprado” en lugar de “No lo he comprado”, o si quieren decir, “Coge las gaitas” dicen “Cógeles” en lugar de “Cógelas”.

Otra expresión divertida es cuando quieren decir que van al bar de Casa Cayo, ellos dicen “Donde Cayo” o al bar de Los Camachos, ellos dicen “Donde Los Camachos”. O usan “igual” con mucha frecuencia: “Igual cambiamos de bar que este está lleno”, “Igual pedimos otra ronda”, “Igual voy a pedir un orujo”, y no es que se estén planteando hacerlo o no, sino que la decisión está tomada… Gracioso, ¿verdad?

Y ya por último, lo que me ha llamado la atención es el uso del pretérito perfecto compuesto “Anoche hemos estado donde Cayo”, en lugar de “Anoche estuvimos donde Cayo”. Muy muy interesante si os gustan un poco estos temas lingüísticos.

Y con esto termino, no sin antes dar las gracias a mi gente de allí, especialmente a Miriam, Lourdes (la otra Lu) y Chelo, mis tras cántabras guapas que tan bien me tratan cada vez que subo. Y aparte de ellas que ya saben que las quiero un montón, a Chuchi, Chuchín, Gelo, Raquel y Sandra, Mingo y Ana, Marta y José de la farmacia, Reina, Juan Carlos, Lazarín, Rosana de Castro Urdiales y su familia, Pepe de Cartagena, Loreto, Manel de Casa Cayo y su familia, los Camacho, y todos los que se me olvidan que me perdonen.

Y me despido de vosotros, ¿quién se viene a coger setas este fin de semana y a comer jamón del bueno? Yo me voy con un grupo de amigos a las Jornadas Micológicas de Aracena, así que la semana próxima os contaré sobre este rincón tan bonito de Huelva. Y si no podéis venir hasta aquí, hay salidas micológicas por toda la geografía andaluza y española. ¡Pasadlo bien!

Potes, Picos de Europa, Fuente Dé

Las Cántabras en Fuente Dé: Chelo, Miri, Lu y Lu

Archivado en: ,
Lu
Avatar de Lu

Profesora de Turismo, autora de Estructura del Mercado Turístico (Editorial Paraninfo), socia de Andalucía Travel Bloggers, aficionada a los idiomas, a la gastronomía y a la navegación y ante todo, viajera.

Comentarios en este artículo

  1. […] Me estreno en una quedada de este tipo, donde tendré la oportunidad de conocer de cerca esta experiencia y a gente con un currículum viajero que da miedo. Y haré un poco de “posyaque” voy a Asturias, me voy unos días antes y paro en Cantabria para visitar a mis amigos en Potes (de los que os hablé en este post sobre la Fiesta del Orujo en Potes). […]

    Almería, donde el sol pasa el invierno | El viaje de Lu

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *