La cafetería de nuestro motel en Detroit - El viaje de Lu
28
marzo

Capítulo 11. De ruta por los Grandes Lagos y parada final en Ann Arbor

Muy buenas. Esto se va terminando. Ya acaban los días en Estados Unidos. Pero a pesar de ello estoy muy contenta, entre otras cosas, por una noticia que me he llevado en la última semana. Escribí un relato para la revista Ronda de la compañía Iberia y me han dicho que lo van a publicar en la revista de abril, en el apartado Viaje con nosotros. Es un breve relato sobre este viaje. Si queréis verlo en Internet, aquí os dejo el enlace.

Julia y Fran grabando un videoclip de Kronnen banda granadina

Julia y Fran grabando un videoclip de la banda granadina Kronnen.

Estos últimos días he intentado aprovecharlos al máximo con la compañía de Julia y Fran, unos amigos de Granada, que se han portado muy pero que muy bien conmigo, han sido los perfectos anfitriones y han hecho que me sienta más que cómoda en su casa. Ella está aquí estudiando en la Universidad de Michigan en la ciudad de Ann Arbor. Y precisamente ella es la “culpable” de que yo viniera a Estados Unidos. ¿Por qué? Porque cuando decidí cambiar la ruta desde África, una de las posibilidades era venirme con ella a pasar un tiempecito a Ann Arbor. Pero después pensé, “ya que voy a Michigan, puedo parar en Nueva York, y de paso puedo ir también a San Francisco, y de paso… me he quedado aquí cinco semanas”. Y Fran está aprovechando su estancia aquí para grabar un vídeo musical del grupo granadino Kronnen, en el que le hemos echado una mano y ha sido muy divertido.

También en esta ciudad he vuelto a reencontrarme con Yasin y Sara, el matrimonio del que hablé en el capítulo 2, que conocí en Navidad en Granada y luego encontré en Marraquech. ¡Qué casualidad! Los conocí en enero y ya nos hemos visto en 3 continentes en menos de 3 meses. Chicos, espero veros muy pronto por Granada.

Vamos allá. Después de celebrar St. Patrick´s Day en Chicago, nos alquilamos un coche y nos fuimos de ruta por los Grandes Lagos. En primer lugar pusimos rumbo a Milwaukee en el estado de Wisconsin (suena a chiste…o por lo menos a mí me suena muy divertido). ¿Y qué se nos había perdido en Milwaukee a este trío de españoles? Eso nos preguntó mucha gente cuando le dijimos que estuvimos allí. En fin, Milwaukee es famoso por la elaboración de cerveza y por la fábrica de motos Harley-Davison. Pero a nosotros nos gustó por otras cosas, era una ciudad muy tranquila, con cierto aire británico, nos sorprendió que apenas hubiera gente por las calles…y nos pasó algo muy curioso: en la oficina de correos nos atendió una persona sorda, nos comunicamos con él a través de un teclado y un monitor, y nos encantó la idea.

Nuestro siguiente destino fue Madison (que no es el Madison de los puentes de la peli de Clint Eastwood), y luego, después de perdernos varias horas por estas tierras, llegamos a Monroe, famoso por la producción de queso. Por supuesto visitamos una fábrica de elaboración de productos lácteos, regentada por un suizo que nos despidió al estilo Heidi con una canción muy simpática. Fue muy gracioso, sobre todo porque no nos lo esperábamos.

Campus universitario de la Universidad de Michigan en Ann Arbor

Campus universitario de la Universidad de Michigan en Ann Arbor

Antes de continuar con la ruta por los Lagos, paramos unos días en la ciudad universitaria de Ann Arbor, donde dije que vivía Julia. Es alucinante el ambiente universitario que se respira. Me encantó pasear por el campus y ver las residencias y las casas de estudiantes “alfa beta gamma”, todos los estudiantes con las camisetas y sudaderas de Universidad de Michigan, etc., todo es como en las pelis. Además hay mucha vida cultural, el jueves pasado fuimos al cine, el viernes fuimos a ver un espectáculo de percusionistas (tipo Mayumaná) realizado por los propios estudiantes, incluso en las facultades hay museos (arqueológico, de ciencias naturales, de arte -donde por cierto, hay 3 cuadros de Picasso-); ya digo que esta ciudad está genial.

Residencias de estudiantes de la Universidad de Michigan en Ann Arbor

Residencias de estudiantes de la Universidad de Michigan en Ann Arbor.

 

Picasso en el Museo de Arte de la Universidad de Michigan en Ann Arbor

Picassos en el Museo de Arte de la Universidad de Michigan en Ann Arbor.

Y ya descansaditos, nos alquilamos otro coche y terminamos nuestra ruta por los Grandes Lagos con dos escapadas que fueron increíbles: la visita a una granja de Amish y la visita a la ciudad de Detroit.

En busca de los Amish (y del cartón de huevos...)

En busca de los Amish (y del cartón de huevos...).

La primera, la de los Amish, la hemos titulado “400 kilómetros para comprar una docena de huevos”: nos pegamos casi 4 horas de coche para encontrar alguna comunidad de Amish y conseguimos ver dos granjas y en una de ellas, como queríamos cotillear de cerca, entramos a comprar huevos, vimos a 4 Amish y nos volvimos. Pero mereció la pena.

La ciudad de Detroit - El viaje de Lu

La ciudad de Detroit.

Por último nos fuimos a Detroit, ciudad donde Henry Ford revolucionó la industria automovilística y donde pasó parte de su vida la valiente Rosa Parks. Nos habían dicho que la ciudad era horrible y super peligrosa. No fue para tanto, ya que tuvimos la precaución de no ir a determinadas zonas. Yo la describiría como una ciudad llena de plazas de parking que resulta interesante, curiosa, incomparable, diferente, solitaria, rara, gris… pero para nosotros fue una experiencia única. Primero, porque dormimos en un típico motel de carretera que hemos visto en miles de películas; segundo, porque tomamos un brunch de comida americana en el clásico restaurante que la camarera te va rellenando el café en las mesas que hay junto a las ventanas; tercero, porque nos fascinaron los edificios abandonados y la historia de la ciudad, y por último, porque tuvimos la suerte de toparnos con una fiesta rarísima pero muy divertida que se celebra el primer domingo de primavera, la Marche du Nain Rouge (no os puedo explicar en qué consiste, no terminamos de entenderlo…). Ah! Y otra cosa que tiene esta ciudad es que se puede ver Canadá a lo lejos! Solo nos separaba un puente. Estuvimos a punto de ir, pero nos olvidamos los pasaportes…

La cafetería de nuestro motel en Detroit - El viaje de Lu

La cafetería de nuestro motel en Detroit.

¿Próxima parada? Como dice la web de GranadaiMedia, este viaje empezaba en África, continuaba por Estados Unidos y no se sabía por dónde iba a terminar… No lo sabía ni yo… Pero en las últimas semanas se me ha presentado un plan muy tentador, algo que siempre he querido hacer y creo que ha llegado el momento de intentarlo.

¡Me voy al Camino de Santiago! No lo voy a poder hacer entero, pero por lo menos lo empezaré. La ruta es Roncesvalles-Bilbao. Pero antes pararé en Granada y me uniré a la manifestación del jueves 29 de marzo. ¡Hasta la próxima semana!

Compara los precios y ahorra hasta un 25%

Todo no terminó
Jorge Bucay (escritor argentino)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *