Lyon, Francia, bouchon, Vieux Lyon
15
septiembre

Only Lyon

“Todas las mañanas —adquirí esa costumbre en Lyon y me costaría mucho prescindir de ella— voy al mercado y recorro los puestos. Al hacer la compra personalmente, sé, por ejemplo, que tal campesino tiene unos cardos de primera calidad, que tal otro se especializa en espinacas y que aquel último ha llegado esa misma mañana con sus deliciosos quesos de cabra. A menudo, ni siquiera sé cuáles serán los platos que presentaré en el menú del almuerzo: depende de lo que encuentre en el mercado. Este es el secreto, creo yo, de la buena cocina”.
Paul Bocuse, La cocina del mercado.

No podía empezar este post de Lyon sin citar al célebre restaurador Paul Bocuse, uno de los padres de la ‘nouvelle cuisine’, por su vinculación con esta ciudad. Y es que Lyon es conocida como la capital gastronómica de Francia, pero ojo, algunas de las especialidades lionesas son a base de casquería, no apto para todos los estómagos. Así que os animo a ir organizando vuestro viaje y qué mejor excusa que el evento que tiene lugar todos los meses de diciembre, la Fête des Lumières, la fiesta de las luces, del 5 al 8 de diciembre (coincidiendo con nuestro puente de la Inmaculada), es una fiesta de origen religioso de agradecimiento a la Virgen María por haber librado a la ciudad de Lyon de la peste, en la que la tradición obliga a iluminar las ventanas con velas aunque actualmente el verdadero atractivo son los ‘mappings’ que se proyectan en los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Atención, que los lugareños advierten de la masificación de la fiesta, pero merece la pena. Yo aún no he encontrado el momento de ir, pero he estado un par de veces en esta ciudad visitando a mi amigo lionés, Arnaud y su pareja Olga y me ha encantado la ciudad. La última fue este verano donde pasé la última semana de vacaciones en su apartamento del tranquilo y moderno barrio de la ‘Confluence’ (se llama así por ser donde se unen los dos ríos de la ciudad, el Ródano y el Saona -Rhône et Saône-). Estos días los dedicamos a pasear, comer, comprar y más comer. Pero sobre todo, relajarnos y comer. Os comparto algunos consejos de Lyon.

Lyon, Francia, only Lyon, la Confluence

Only Lyon (la Confluence du Rhône et de la Saône)

Cómo llegar a Lyon

Aparte de hacerlo por carretera, si se quiere volar desde España, hay vuelos desde los aeropuertos principales como Madrid y Barcelona, pero también, para los que vivimos en el sur, está la opción de Málaga y Sevilla con vuelo directo. Los precios, dependiendo de la fecha, no son nada malos. Desde Madrid se pueden conseguir vuelos con Iberia Express a partir de 40 euros y la vuelta a Sevilla nos salió por 35, como veis, al alcance de cualquier bolsillo (vía Málaga con Iberia y Vueling).

Una vez en el aeropuerto Lyon-Saint-Exupéry, es muy fácil llegar a la ciudad, gracias al tranvía de Rhônexpress cuyo billete se puede comprar online y sale algo más barato que en la estación (unos 15 euros). Y en no más de media hora estaremos en Lyon.

Ya para moverse por la ciudad hay varios medios, pero el metro es muy cómodo y fácil de usar. Una curiosidad del transporte en la ciudad de Lyon, es que existe la costumbre de dejar los tickets de metro no utilizados sobre las máquinas validadoras, así que atentos que si hay suerte, algún viaje os podéis llevar, o lo mismo sois de los que queréis compartir los que os sobren… Por último, si os gusta el cycling, en Lyon está el servicio de bicicletas que se pueden coger y dejar por toda la ciudad, y con lo bonita que es, bien merece la pena darse un paseo en bici por la ribera de los ríos.

Qué hacer en Lyon

Aparte de visitar las principales atracciones que vienen en las guías, os comentaré algunas cositas que me llamaron la atención y que no puedo saltarme, como un paseo por el Vieux Lyon declarado Patrimonio de la Humanidad, los pasajes o ‘traboules’ del antiguo barrio de los tejedores, el teatro romano y su festival de música, danza, teatro y circo, Les Nuits de Fourvière, el parque de la Tête d’Or y su invernadero (aunque no estoy muy de acuerdo con tener animales en el parque, como educación ambiental no está nada mal), las tardes de jazz en la terraza del edificio de la Ópera, o las múltiples actividades que se pueden hacer en los muelles, aparte de pasear en bici como os decía más arriba, running o tomar algo durante la ‘happy hour’ en los bares que hay sobre los mismos barcos del río Ródano, ‘les péniches’.

Uno de los barrios más bohemios de Lyon es ‘La Croix Rousse’, ubicado en una de las colinas de la ciudad, lleno de tiendas, queserías, chocolaterías… Fue precisamente el barrio que mis amigos Arnaud y Olga eligieron para vivir el año que pasaron en Lyon, y adoptaron la sana costumbre de ir a hacer la compra los domingos al mercado y terminar tomando un vino blanco en uno de los muchos bares que hay en el barrio. Así que ahí tenéis otra idea para sentiros lioneses de pura cepa.

No olvidéis subir a la colina de Fourvière por sus vistas y su Basílica de Notre-Dame. Se puede subir a pie, pero si ese día estáis algo cansados, está la opción de hacerlo en funicular, que funciona con los tickets del metro.

Saona, Lyon, Francia

El Saona y sus puentes

Y para terminar este apartado, un must to go es el Fresco de los lioneses, un edificio con un muro en el que aparecen pintados los personajes más famosos de Lyon, como el ya mencionado Paul Bocuse, Saint-Exupéry y su Principito o los hermanos Lumière.

Dónde comer en Lyon

Desde un paseo por el espectacular mercado de comida Les Halles Paul Bocuse, donde se puede comer en alguno de sus puestos o bien se pueden comprar mil y unas delicatessen y llevar de picnic al parque de la Tête d´Or, hasta visitar alguno de los restaurantes tradicionales, los bouchons del Vieux Lyon, son algunas de las opciones. Pero estaría dejando este apartado incompleto si no menciono algunos restaurantes como las cuatro braserías de Paul Bocuse, Este, Oeste, Norte y Sur (algo más económicas) o su Escuela de Hostelería, L’Institut Paul Bocuse.

Como curiosidad, os diré que en los restaurantes en Francia se sirve gratis agua corriente, del grifo, que se dice ‘carafe d´eau’, incluso si se trata de un restaurante que ofrece un buen menú a un precio asequible, pero las bebidas son algo caras, podéis tener en cuenta este consejo para abaratar un poco la factura. Fue lo que nos pasó en el Vieux Lyon en un bouchon donde comimos de maravilla, Le Laurencin en rue Saint Jean, con un menú de 15 euros, dos platos y postre. Tenéis que probar su sopa de cebolla, el cordero al romero con gratin de patatas y el brioche relleno de salchichón cocido. Y de postre tarte tatin con helado de vainilla. Menuda experiencia gastronómica.

Comí todo lo que quise, tanto comí que un día me encontré mal y me tuve que saltar la cena, precisamente la noche que mis amigos dijeron de ir a un restaurante estupendo, L’Esprit Blanc. Comí carnes, quesos, quiche, croissants, pain au chocolat… Pero me faltó probar el brioche de pralines, o sea, un bollo dulce con garrapiñadas rosas, para que no os pase lo que a mí, que me fui sin catarlo. Tengo que volver pues.

Brioche aux plalines, Lyon, Francia

Brioche aux plalines

De compras en Lyon

Os contaré algunas de las cosas que me gustó curiosear o comprar en Lyon.

En primer lugar, los cosméticos, como los de la marca francesa Nuxe, que recientemente he descubierto y me encantan. Caudalie también esta muy bien. Olga y yo nos dejamos un pico importante en la Grande Pharmacie Lyonaisse que hay junto a la rue République, os recomiendo echar un vistazo en esta farmacia por la variedad, calidad y precios que tienen los productos. Otro sitio que está bastante bien es el supermercado Monoprix, hay varios por la ciudad (y por Francia), pero concretamente hay uno junto a esta farmacia.

La rue République también merece un paseo y perderse por las bocacalles porque hay tiendecillas interesantes.

Otra calle que está bien es la rue Victor Hugo. Allí encontramos una librería, Maxilivres, donde compramos algunos libros de cocina a muy buen precio, como el de otro de los fundadores de la nouvelle cuisine, Michel Guérard, titulado ‘La cuisine gourmande’ o uno de ‘La cocina de las setas’, de Paul Bocuse. Muy recomendables. Y hablando de setas, compré en Carrefour algunas deshidratadas, cèpes (boletus) y murilles (colmenilla) para prepararme en casa un risotto un día de estos. En esta calle también está C´est deux euros, el todo a cien francés.

Os encantará el mercado de productores locales de carne, embutidos, quesos, verduras, etc., organizado los miércoles en la plaza Perrache, justo al terminar la rue Victor Hugo. Me quedé con ganas de probar los chicharrones de pato (grattons de canard), no os quedéis vosotros. Probad también los salchichones de boletos, avellana, higo… ¡¡¡Y la rillete!!!

Pero mi lugar favorito en la ciudad es el mercado de Paul Bocuse, del que os he hablado más arriba, y sus impresionantes puestos de comida, embutidos, quesos, pan, dulces, etc. Cierra los domingos, tenedlo muy en cuenta que nadie se lleve una desilusión.

¡Ah! Para los que busquen experiencias heavies, la tienda de absenta, ‘Le chat fou’, en el Vieux Lyon.

Y para cerrar este post sobre Lyon y sobre este país que me apasiona, Francia, lo haré con mi lugar “requetefavorito”, la quesería. El día antes de irnos visitamos una y compramos algunos quesos, ¿queréis saber cuáles? Pues elegimos Comte, Morbier, Beaufort, Banon, Brie a la trufa, Camembert (por cierto, la marca Le rustique está genial y la venden en España en Alcampo) y Saint Felicien. Y según mi amigo Arnaud, se deben tomar en este orden, dejando el más intenso de sabor para el final, aunque según las tradiciones francesas, eso de comer siete quesos de una vez no está muy bien visto, deben elegirse solo tres. Yo compré los siete y al llegar a Sevilla me estaba esperando mi familia y los siete que nos comimos. Lo siento Arnaud, es parte del mestizaje, la fusión…

Gracias Olga y Arnaud por esos días tan buenos que echamos en Lyon, en el barrio de la Confluence donde nos despedimos con un picnic con los amigos.

Lyon, Francia, la Confluence

Picnic con los amigos en la Confluence

Archivado en: ,
Lu
Avatar de Lu

Profesora de Turismo, autora de Estructura del Mercado Turístico (Editorial Paraninfo), aficionada a la lingüística, a la gastronomía y a la navegación, socia de Ay Raiky Tsika y ante todo, viajera.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *