Bodegas Balbino, tortillitas de camarones, Manzanilla, Sanlucar de Barrameda, Cadiz
12
diciembre

Sanlúcar de Barrameda engancha

Este puente de diciembre he estado por tierras de Cádiz, y es que me encanta lo que ofrece esta provincia. ¡Hay tanto donde elegir! Yo por ejemplo visité Rota, Jerez y Sanlúcar de Barrameda, y sobre esta localidad es sobre la que os voy a contar hoy. Pero aprovecho para poneros en el compromiso de ir a tapear a las bodegas El Gato de Rota o a una zambomba flamenca en Jerez de la Frontera (en las bodegas González Byass, en el barrio de San Miguel…).

Ya he estado varias veces por Sanlúcar, y cuanto más voy, más me engancha. No sé si será por el ambiente de la Plaza del Cabildo, por lo bien que se come en sus bares, por lo rica que está la manzanilla o por algunos rincones que he descubierto y voy a compartir con vosotros por si durante las fiestas navideñas os apetece una escapadita a Cádiz, que hay mucho que hacer.

Las bodegas de Sanlúcar

Son muchas las bodegas famosas, La Guita, La Gitana, Barbadillo, La Cigarrera… Yo empecé visitando La Gitana de la mano de Miguel Gutiérrez y qué suerte la nuestra por dar con él. Reservé la visita para mis amigos cántabros que venían a pasar unos días por Andalucía y Miguel nos dijo que no sería una visita de plástico. Al principio no nos quedó claro, pero luego entendimos el tipo de visita: nos dedicó toda la mañana para pasear por la bodega, probando vinos riquísimos, como el Amontillado Napoleón (descrito por Miguel como un vino muy ligón, por tener muy buena nariz…) o la Manzanilla Pastrana de 7 años, mientras nos hablaba de la historia del vino, de la bodega, de recetas de pollo al Pedro Ximénez y compartía con nosotros curiosidades vitivinícolas. Algunas de sus ideas os las resumo a continuación: no hay vino que mejore en la botella; el vino está para acompañar la comida, no para empujarla, si no, el vino es muy listo y te pega las vueltas hasta que te tira; y sus tres reglas para beber vino, 1. Beber vino solo si se está relajado, 2. No contar el número de copas y 3. No preguntar nunca sel grado de alcohol porque entonces se bebe con la cabeza y no con la boca.

Fue un placer conocer a Miguel. ¡Gracias por la generosidad! De todo lo que nos contó, me quedo con su idea sobre el marketing: lo correcto es su uso, no abuso, y así es, esto es lo que siempre intento enseñar a mis alumnos en la asignatura de Marketing turístico, lo bonito y lo interesante de esta disciplina, pero siempre teniendo cuidado de no hacer daño con ella. Si te gusta este tema, te recomiendo la lectura de The Fast Food Nation de Eric Schlosser (también disponible en película), apasionante repaso de la historia de la comida rápida y la industria de la alimentación en Estados Unidos, con mucho marketing de trasfondo, pero marketing del malo, del que hace daño al consumidor. Toda una lección.

Dónde comer en Sanlúcar

Después de abrir apetito con los vinos en la Bodega la Gitana, nos fuimos a la plaza del Cabildo, al bar Balbino a elegir entre sus mil y una tapas exquisitas, y como no, pedimos unas tortillitas de camarones, esto es obligatorio en Sanlúcar.

Cerca de esta plaza, está la de San Roque y el bar Juanito, imperdonable no probar el queso curado o el montadito de solomillo con jamón. Esto son solo dos ejemplos de los bares que hay en ambas plazas y por todo Sanlúcar. Hay que ir para verlo.

Otro rincón estupendo para disfrutar de la gastronomía local es el mercado de abastos. Recomiendo primero dar un paseíto por los puestos y ver el pescado y marisco y si hay algo que entra por los ojos, en el mercado os lo pueden cocinar; hay un bar donde cocinan lo que compres en los puestos por tres euros el kilo, mientras tomas unas cervecitas, ¿qué más se puede pedir? Unos langostinos de Sanlúcar, unas chocos…

Y para terminar el día, os podéis pasar por el hotel Guadalquivir, alguien me dijo: “puede ser uno de los edificios menos bonitos de Sanlúcar pero con las mejores vistas”, y así es. Desde la terraza del hotel hay un atardecer con vistas a la desembocadura del río Guadalquivir impresionantes. Allí se puede tomar café, una copita, un pastelito… Y para colmo, ahora en estos meses de frío, tienen un salón súper acogedor con chimenea, ¿te lo vas a perder estas fiestas? Y en la planta baja del hotel, hay además una taberna irlandesa preciosa con un vagón decorado como el Orient Express, tan romántico, tan cosy

Y esto que yo os he hecho es un resumen de todo lo que hay en Sanlúcar de Barrameda, no dejéis de ir, pasear por las calles, sus comercios, sus monumentos, las bodegas, el tapeo…

Como siempre, me despido animándoos a consultar la web de Turismo Andaluz para actividades por Andalucía, por ejemplo, este fin de semana seguimos con la VI Ruta del Mosto en Sanlúcar, las Zambombas de Jerez o la Fiesta de los Rondeles en Casarabonela  (Málaga).

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.