06
febrero

Noël en France

Como os dije hace unas semanas, os iba a contar qué tal fueron las vacaciones de Navidad que las pasé en Francia con unas amigas, Fina (Fina China que ya la conocéis de post anteriores), Olga (también conocida como Lorga 2, que fue la que me dio el nombre de Lu), y Marian y Carmen Belén, mis amigas marineras que también conocéis de otros posts. Para mí fue hacer realidad un sueño. Siempre quise perderme por Francia con un coche, parando aquí y allí, y por fin lo hice.

Playa de la Concha, San Sebastián, País Vasco

Playa de la Concha

Todo empezó en San Sebastián, donde nos reunimos las 5 fantásticas y comenzamos nuestro viaje degustando pintxos vascos por la tradicional calle 31 de agosto, de la mano de nuestra cicerone Maite, donostiarra afincada en Sevilla. Allí cogimos nuestro coche y nos dirigimos hacia el País Vasco Francés y luego Burdeos, donde pasaríamos la Nochevieja. ¡En ruta!

 

País Vasco Francés

Después de pasar una noche en la acogedora pensión Amaiur en San Sebastián, pusimos rumbo a Francia. Son obligatorias las paradas en Saint-Jean-de-Luz, Bayona y Biarritz. En esta última hicimos noche y pudimos disfrutar del ambientazo de la ciudad. Os recomiendo salir por Les Halles, donde hay un montón de bares y restaurantes con muy buena pinta (Bar Jean el mejor, y Le Rendez Vous des Halles). Al día siguiente dimos un paseíto por el Puerto Viejo, el paseo marítimo, y lo más de lo más, el mercado, no os podéis ir de esta ciudad sin entrar en el mercado y probar las delicatesen que tienen allí, típico mercado francés lleno de puestos con quesos, embutidos, panes, barras para tomar algo… Un sueño…

Biarritz, País Vaco francés

Biarritz

Burdeos, la Dordogne y Toulouse

Y llegamos a la ciudad en la que pasaríamos nuestra Nochevieja, o Réveillon du Nouvel An. Típica ciudad francesa, con su río para pasear (la Garonne), toda decorada de Navidad, llena de pequeños restaurantes que no podían ser más bonitos y no se podía comer mejor… Nos gustaron especialmente los del barrio de St. Pierre (Le Petit Commerce, L´Exploit o Alexandre donde nos quedamos con ganas de probar sus foundues). Con el estómago lleno, si apetece seguir la fiesta se puede salir por la zona de la ribera y de los muelles, o bien se puede ir a Le Basin à Flot, al final del muelle, donde hay unos barcos que son a la vez restaurante y discoteca… nuestra experiencia no fue la mejor, todo fue muy raro, nos metimos en un bar que resultó no ser un bar… sino un p… Un sitio muy raro…

Burdeos, Francia

Calles de Burdeos

Como pasamos varios días en Burdeos, repartimos nuestro tiempo haciendo muchas cositas: un día fuimos de excursión a St. Emilion, famosa por sus vinos, de donde volvimos derrotadas, pero no sabíamos que nos aguardaba la que fue, sin lugar a dudas la mejor noche del viaje, la noche del 30 de diciembre (esa sí que fue nuestra Réveillon).

Un amigo de Olga, nos había preparado una cena en casa. Allí llegamos las 5 super nenas, a chez Ludo, donde nos esperaban su compañero de piso Federico, una chimenea preciosa, una mesa repleta de manjares y un listado de canciones francesas para bailar toda la noche. ¿Mis preferidas? Creo que en el Top Ten de la noche, la ganadora es L´amour à la plage, de Niagara. Aunque el descubrimiento fue Tu veux mon zizi de Francky Vincent. Y bailamos, y cantamos, y nos caímos, y bailamos…

Chez Ludo

Chez Ludo

Y llegó el día 31 y estábamos muertas, y para colmo teníamos una misión, encontrar un restaurante donde cenar en Nochevieja. Anduvimos por todo Burdeos, hasta que al final de la tarde dimos con el que parecía el sitio ideal, el Jungle, un bar regentado por Jean Paul donde se servían tapas españolas, y esa fue nuestra cena del 31, no nos lo podíamos creer, además estuvimos esperando la cena casi 2 horas, 4 tristes platillos de tapas, que devoramos cuan hambrientos leones de la selva… medio borrachas después de tan larga espera. Terminamos la noche de nuevo a ca Ludo, pero esta vez, pese a que nuestro amigo tenía hasta un Dj en casa, nosotras estábamos más paraditas, ya lo habíamos dado todo la noche de antes. Merci Ludo pour ta générosité.

Y llegó el día 1 de enero y otra vez medio muertas, tuvimos que dejar el hotel y nos fuimos a nuestro próximo destino, Bergerac, la tierra de Cyrano, donde unas cuantas caímos enamoradas de tan lindo lugar.

Nocheviaje, Tapas

Cena de Nochevieja.

Estuvimos unos días recorriendo los pueblecitos de la ribera de la Dordogne, tierra de setas, trufas y foie, salpicada de castillos, ¿se puede pedir más? No os podéis perder Beynac y su castillo (donde se grabaron algunas escenas de la película Juana de Arco), Sarlat y Cadouin y su abadía. Y precisamente sentadas frente a la abadía, a punto de comenzar el regreso a España, decidimos cambiar la ruta y pasar nuestra última noche en Toulouse. Tuvimos muy poquito tiempo para ver la Ciudad Rosa, como la llaman por el color de sus ladrillos, pero lo suficiente para dar un paseo por su río Garonne, ver sus principales calles, comprar algún quesillo en el Monoprix y disfrutar de la gastronomía francesa. Gracias a otra amiga de Olga, Silvia, nos dimos nuestro último homenaje, la última  cena. Tuvo lugar en Le Bistrot de l´étoile, es un imprescindible en la ciudad, por sus platos, su ambiente…

Anécdotas de este viaje hay unas cuantas, jugamos un Euromillón que no tocó pero dio lugar a un grupo de lotería que hemos creado, también jugamos a echar pulsos y apostar quién de las cinco iba a ser la más fuerte (y todas nos equivocamos con la ganadora…), aprendimos que hay que tener cuidado con los treintas de diciembre que si son movidos el 31 se paga caro… Y más cosillas que nos pasaron que hicieron muy especial el viaje.

Kilema, Madagascar, Torre del Mar, Axarquia, Malaga

Concierto Kilema de Madagascar

Y colorín colorado, el viaje navideño por la France ha terminado. Pero si os habéis quedado con ganas de más Francophonie, os invito a asistir a un concierto de un músico africano, Kilema, alma de Madagascar, el sábado 15 de febrero en Torre del Mar, organizado por la ONG a la que pertenezco, la Asociación Ay Raiky Tsika. Más adelante os iré contando más de la Asociación y de su proyecto, pero por lo pronto, si estáis interesados, visitad su web donde os podréis informar de cómo colaborar, apadrinar un niño, o incluso apadrinar una cocina solar para que las familias malgaches no talen baobabs para cocinar.

Au revoir mes amis!

Noël, France

Noël en France

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *